Patatas gratinadas con jamón ibérico | ¡Un platazo!

Receta de patatas al gratén con panceta y jamón ibérico. Un platazo de horno con productos de calidad, fácil y rápido de hacer. ¡Las recetas con patata nunca fallan!

No hay mejor manera de rematar un plato que con un buen jamón ibérico de bellota. No creea que hoy es una receta sencilla. De resultado espectacular, rico en proteinas así que la calidad de los ingredientes debe ser de lo mejor para asegurarnos un plato de 10.

Prepárate el babero que allá vamos!

Patatas gratinadas con jamón ibérico (no usar jamon cocido): vamos a utilizar patatas de la variedad kennebec aunque unas monalisa también nos irían bien. Las que encontréis en la frutería. Pelamos cuatro o cinco patatas pequeñas y las lavamos bien bajo el grifo. Yo las voy a cortar con una mandolina para asegurarme de que todas las rodajas son exactamente del mismo grosor. Si no tenéis mandolina las podéis cortar con un pelador de patatas o con el cuchillo. Salpimentamos para darle un toque ajo sin que esté muy presente. Machacamos un ajo y untamos el molde donde vayamos a hacer las patatas echamos un chorrito de aceite de oliva y pintamos con ayuda de un pincel. Colocamos todas las patatas bien distribuidas en el molde echamos 200 mililitros de nata. Para cocinar en un vaso batidor añadimos un huevo, en este caso ecológico, batimos enérgicamente con unas varillas nuez moscada recién molida. Al gusto sal y pimienta negra recién molida. Batimos bien y echamos por encima de las patatas.

  1. Procurad repartir proporcionalmente por todo el molde y al horno precalentado a 200 grados centígrados.
  2. Opción arriba abajo durante 45 minutos.
  3. Cuando falten 5 minutos para finalizar la cocción cubrimos todo el molde con láminas super finas de panceta ibérica curada, como veis simplemente con el calor y empieza a derretirse cubrimos también de queso gruyere rallado.
  4. Subimos a 250 grados centígrados acción gratinado y horneamos durante 5 minutos.
  5. Finalizado el tiempo sacamos del horno y dejamos enfriar durante cinco minutos, más coronamos este platazo con un buen jamón ibérico de bellota o un buen jamon serrano, y una ramita de romero.

Ya sólo nos queda probarlo! Mamá mía cómo nos vamos a poner!

No os perdáis la próxima receta unos chipirones en su tinta con su crujiente!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *