5 mitos sobre el jamón ibérico que siempre has creído

Más de una vez habréis oído decir que “el jamón ibérico de pata negra es mejor” o “no comas jamón que engorda”. Pero, ¿son realmente ciertas estas afirmaciones? Vamos a destapar 5 famosos mitos sobre el jamón ibérico que siempre hemos creído.

1. Cuando compres jamón ibérico, elige siempre el de pata negra

Hay muchas cosas a tener en cuenta cuando compramos un jamón. Que veamos la etiqueta de “Jamón ibérico de pata negra” no significa que ese sea el mejor ni mucho menos. Un buen jamón de raza ibérica tiene la pezuña de color negro, pero su sabor y calidad se ven determinados en mayor parte por la alimentación que ha llevado el animal. Infórmate de cómo escoger un buen jamón antes de fiarte de una etiqueta.

2. Hay que cortarlo siempre a cuchillo

Cortar jamón ibérico con un buen utensilio de cocina es importante, pero no tiene porqué ser un cuchillo. Si te parece más cómodo hacerlo a máquina, ¡no te preocupes! El sabor no cambiará. Eso sí, cortar el jamón a mano tiene lo suyo, por eso si quieres saber cómo cortar jamón como un buen profesional puedes aprender haciendo clic aquí

3. El jamón se conserva tapándolo con su propia grasa

Esto lo que podría llegar a provocar es que se transfieran sabores indeseables a la superficie del corte del jamón. En lugar de taparlo con grasa, seria preferible taparlo con un trapo de algodón, en un sitio fresco y libre de luz.

4. El jamón te hace engordar

En muchas dietas nos obligan a evitar la grasa, pero hay que vigilar con qué tipo de grasa estamos tratando. La grasa interna del jamón se considera sana y buena para la salud, mientras que la grasa blanca que rodea la carne podría ayudarnos a ganar peso. Por eso mismo, no renuncies a comer jamón por miedo a engordar, simplemente vigila la cantidad y el tipo de grasa que estás consumiendo.

5. El cerdo ibérico de bellota come únicamente bellotas

El cerdo ibérico pasa la última etapa de su vida en libertad en las Dehesa, un tipo de bosque destinado a la ganadería donde predominan los árboles productores de bellota. ¡Pero no hay sólo bellotas! Los cerdos se alimentan también de los frutos y hierbas que encuentran en el bosque. 

Ahora que ya sabes todo esto, ya puedes ir a tus amigos y contárselo cómo si fueras un experto 🙂

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *