3 métodos de conservar el jamón y la paleta ibérica

Tener tu propio jamón ibérico en casa es un lujo, pero también conlleva unas responsabilidades. Y es que si no cuidamos nuestro jamón o paleta ibérica, puede que algunos factores externos afecten a la preservación de la pieza y su calidad se vea perjudicada. Así que hoy vamos a explicaros 3 métodos de conservar el jamón y la paleta ibérica en casa.

Desde el momento en el que procedemos a cortar nuestro jamón o paleta por primera vez, ya existe el riesgo de que varios agentes externos puedan contaminar o afectar la conservación de dicha pieza. La humedad, la temperatura o el tiempo de exposición son, entre otros varios, los principales agentes que deberemos controlar para que las condiciones sean las más idóneas para nuestro jamón.

1.Con aceite de oliva virgen extra

El primer método y, quizás el más desconocido, es la conservación con aceite de oliva virgen extra. El aceite actúa como capa protectora de manera natural, ya que ayuda a conservar el brillo y la jugosidad del jamón. Además, al ser un alimento graso, evitará que el jamón pierda su sabor. Tenemos que tener cuidado con que el aceite que usemos no sea demasiado intenso, ya que podría hacer que el jamón cambie su sabor y eso no es lo que queremos. Para taparlo, usaremos un trozo de papel de cocina absorbente para que actúe de capa protectora junto al aceite. Si queremos, podemos acabar de taparlo con la funda de algodón que traía el jamón.

2.Con su propia grasa en lonchas

La segunda manera de conservar el jamón y la paleta ibérica es con su propia grasa en forma de lonchas. Es quizás el método más recomendable porque nuestra pieza estará cubierta con una parte de sí misma y que, además, es 100% natural. En cuanto empezamos la paletilla ibérica o el jamón, las primeras lonchas que retiramos son siempre de grasa. Estas lonchas las guardaremos y las utilizaremos para conservar la pieza ibérica. Las lonchas de grasa que usemos deben estar completamente sanas. Para ello, tenemos que notar que su olor sea siempre agradable. Lo único que debemos hacer es colocarlas encima de la zona del jamón expuesta al exterior, de manera que esté tapada. Después, debemos volver a tapar esa zona de corte con papel de film, pero sin recubrir el jamón entero, para que la pieza esté siempre aireada.

3. Con su propia grasa

En este método volveremos a usar la grasa que tiene el jamón o la paleta para conservarlo. Esta vez, con el mismo cuchillo con el que cortamos el jamón, haremos el mismo movimiento que si estuviéramos untando mantequilla pero por los bordes, que es donde está la zona grasa. De esa manera conseguiremos que la grasa se vaya derritiendo y se quede pegada a nuestro cuchillo creando una especie de manteca que, posteriormente, untaremos por encima de la zona de corte de nuestro jamón o paleta. Volveremos a cubrirla con papel de film.

Esperamos que os haya servido de ayuda y que podáis disfrutar al máximo de vuestro jamón o paletilla ibérica! 🙂

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *